First 38

Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto

Un programa ambicioso

En el momento de su presentación, a principios de los años 80, el First 38 no renunciaba a nada. El crucero de altura, las regatas oceánicas y los requisitos del incipiente negocio del charter estaban en su programa.

Cualquier folleto comercial -de barcos, coches o neveras- es una declaración de intenciones que el fabricante intenta transmitir a su clientela. En este contexto, releer el catálogo del First 38 editado en su presentación a primeros de los ochenta es ciertamente interesante. Según el texto, Bénéteau ofrecía un barco capaz de satisfacer los requerimientos del charter, pero al mismo tiempo un casco capaz de ganar regatas oceánicas y un crucero perfectamente preparado para la cómoda vida en crucero del armador particular y su familia.
Es evidentemente imposible que un barco pudiera cumplir tantos requisitos. Ni entonces, ni mucho menos ahora. Lo que sí es cierto es que los barcos de serie franceses de los años 80 representan seguramente el mejor compromiso (calidad, prestaciones, precio, habitabilidad, etc.) que nunca se ha dado hasta ahora en la industria náutica de recreo. Con el tiempo, se han hecho barcos más rápidos, otros relativamente más baratos y también los hay más confortables. Pero nunca tan polivalentes.

El gran despegue de Baneteau
El nacimiento del First 38, allá por el año 1982, se produjo seguramente en uno de los momentos más dulces de la historia de Bénéteau. El inicio de la década de los 80 marcó el despegue definitivo de las cifras de ventas de Bénéteau respecto a las de Jeanneau, entonces astilleros encarnizadamente rivales y desde 1995 en el mismo grupo empresarial. Convencido de su pujanza empresarial, Bénéteau entraba en 1984 a cotizar en la Bolsa de París, en 1986 iniciaba su producción "Made in Usa" y lanzaba al tiempo la exitosa gama Oceanis. La primera mitad de esta década, resumida en estas cuatro líneas, es el punto de inflexión que llevó a este constructor francés al liderato mundial que ostentó durante muchos años en la construcción de veleros de recreo.
Volviendo al First 38, el barco era un diseño de Jean Berret, quien hizo casi una extrapolación del First 35, un exitoso modelo que fue el barco almirante del catálogo de Bénéteau durante varios años y que muchos aficionados aun consideran como un icono; el precursor de la moderna "plaisance". Fue el primer 35 pies con doble camarote en popa.

Un crucero/regata ambicioso
El diseño de casco del First 38 destaca por unas líneas de agua bastante limpias y por su importante manga. El pronunciado lanzamiento de proa, la forma trapezoidal de la quilla y la ligera inflexión del casco en la zona del timón denotan su edad y su clara vocación IOR. Por lo demás, el diseño es bastante actual y siempre se ha defendido de forma honrosa en regatas con todo tipo de vientos y condiciones.
Si tener vocación de "racer" (existía la versión “S” con más superficie vélica), el barco dispone de casi 80 m2 de velamen en ceñida en un mástil a tope con 2 pisos de crucetas transversales. Este aparejo y un desplazamiento de poco más de siete toneladas son una combinación más que suficiente para evitar la tentación de arrancar el motor a la que el viento se pone en cifras de un solo dígito.
En su construcción, el First 38 ya incorporaba el contramolde de refuerzo patentado por Bénéteau en los años setenta. Este sistema siempre ha tenido fieles amigos y detractores y en el First 38, el contramolde es más ligero -menos integral- que en recientes producciones de Beneteau. Los mamparos del 38 son aun portantes y el contramolde resume sus funciones a reforzar los bajos del casco y algunos anclajes del mobiliario. No es el absoluto esqueleto del barco, como en los modernos veleros de este astillero.
Pensando en unidades de cierta edad, el sistema de contramolde tiene la ventaja de mantener muy dignamente el aspecto interior del barco, garantizando además su integridad y limpieza. En el lado negativo, aparte del peso añadido –nada grave en el First 38- que siempre le han reprochado sus detractores, es importante revisar a fondo el estado y perfecta adherencia del contramolde al casco. Cualquier problema de fisuras, desencajes o deslaminados acostumbra a tener una costosa solución.
Desde el punto de vista de diseño y distribución de cubierta, el First 38 es paradigma y perfecto exponente de su época: techo de la cabina en suave pendiente hacia proa, bañera amplia con brazolas ergonómicamente inclinadas, maniobra reenviada a la bañera, etc..
Visto con una óptica más actual, los elementos que más se echan en falta son la doble timonería y la plataforma de popa, que aun no eran "obligatorios" en esos tiempos. Por lo demás, el barco sigue disponiendo de una distribución de cubierta plenamente vigente, aunque la mayoría del acastillaje (winches, enrollador, molinete, reenvíos, mordedores, etc.) necesitará una segura sustitución en las unidades que no estén al día en su mantenimiento.

La insustituible elegancia de la madera
El volumen y la distribución interior también denotan, aunque sea de forma elegante y muy agradable, el paso del tiempo. El bajo francobordo del First 38 respecto a barcos más modernos, así como la manía que tenían hace veinte años los constructores franceses de llenar de literas cualquiera de sus modelos, hacen que la vida a bordo de las ocho personas que pueden llegar a dormir en este barco pueda ser algo agobiante en cruceros de cierta duración. Sin olvidar que las formas de la carena y el doble mamparo en el compartimento del motor también limitan la anchura de las literas de popa.
Todo y así, hay aspectos de la distribución interior donde el barco puede seguir presumiendo frente a los recién llegados. El primero es sin duda el salón, realmente acogedor y ocupando de banda a banda la zona de mayor manga del casco.
También destaca la zona del navegante, con una mesa de cartas de un tamaño inédito en barcos de nueva hornada. Lástima que el cuadro eléctrico, y en general toda la instalación eléctrica, se hayan quedado desfasados para los modernos requerimientos de la ‘plaisance’ (nevera, piloto automático, radar, red 220 v., potabilizadora, etc.). Todo y así, hay sobrado espacio para completar el parque de baterías que el constructor suministraba de origen (2 x 120 Ah.).
La cocina en “G” es amplia y funcional en su disposición y capacidad de estiba. No falta el quemador con horno, una buena nevera de apertura cenital, el doble fregadero y una cómoda superficie de trabajo. Situada a babor de la entrada, está bien aireada y queda bien comunicada tanto con el comedor como con la bañera.
La cabina de baño principal, a proa del salón, es algo más justa en espacio y hay una pequeña cabina WC de apoyo entre los dos camarotes de popa.
A nivel de acabados interiores, el First 38 pone el listón muy alto por poco que los chapados y barnices se han mantenido a lo largo de los años. La carpintería de este Bénéteau, sin ofrecer grandes lujos aparentes, está toda ella basada en perfiles y chapados de maderas “de arbol”, sin recurrir a los modernos chapados y compuestos sintéticos. Este concepto que adquiere su verdadero valor con el paso del tiempo. Las tres unidades que hemos podido visitar de este modelo para realizar este artículo mantienen sus interiores con un aspecto realmente saludable. El sistema de construcción y ensamblaje de la carpintería, toda ella asequible y desmontable con tornillos, permite además unas cómodas intervenciones de mantenimiento y/o sustitución, incluso por parte de aficionados.
La ventilación interior está confiada a tres únicos tambuchos practicables sobre cubierta, uno en el salón, otro en la cabina de baño y el tercero en el camarote de proa, complementados por dos cajas doradas a proa del salón. Los paneles de metacrilato en los laterales son fijos (ojo con las posibles entradas de agua) y los ocupantes de las cabinas de popa deben conformarse con unas pequeñas escotillas con acceso a la bañera.

Precios y oportunidades
Según datos del archivo de Jean Berret, diseñador del First 38, entre este modelo y el First 405 que le sustituyó (1986 - 1989) se fabricaron 566 unidades. Pongamos que se repartieran las ventas en dos mitades, son una buena cifra de producción.
A primeros de los años ochenta, los aranceles que gravaban cualquier importación encarecían mucho la compra de barcos franceses. Algunas unidades de First 38 llegaron nuevas a nuestro país y otras lo han hecho a lo largo de los años desde el mercado de ocasión.
El First 38 no es un barco complicado de encontrar en las listas de venta y suele aparecer con precios tentadores. Todo y así, y como es norma en barcos de esta edad, antes de comprar se ha de revisar el barco de arriba a abajo. Los 11/12 metros de eslora suelen ser la frontera de eslora en la que los aficionados aun tienen cancha para capitanear un refit completo. Pero que nadie se haga falsas ilusiones, recuperar del ostracismo un First 38 ninguneado en su mantenimiento durante aos es un trabajo arduo y muy caro.
(por: Enric Roselló, actualizado ABR-14)

Principales características
Modelo: First 38
Constructor: Bénéteau
Diseñador: J. Berret
Años de fabricación: 1982 - 1985
Unidades fabricadas: 566 (First 38 + First 405)
Eslora total: 12,25 m.
Eslora de flotación: 10,32 m.
Manga máxima: 3,91 m.
Calado: 2,10 m.
Calado quilla corta: 1,50 m.
Desplazamiento: 7.100 kg.
Lastre: 3.000 kg.
Superficie mayor: 30 m2 (33 m2 en la versión "S")
Superficie génova: 48,5 m2 (50 m2 en la versión "S")
SA/Disp.: 16,45
Bal./Disp.: 42,26%
Foque 1: 28 m2
Foque 2: 22 m2
Espinaquer: 109 m2 (114 m2 en la versión "S")
I: 14,71 m., J: 4,40 m., P: 12,90 m., E: 4,22 m.
Altura interior: 1,93 (al pie de la escala de entrada)
Literas: 9/10
Motorización estándar: Perkins 4108 (40 CV), Yanmar 3 HM, Renault 4130 (60 CV)
Baterías: 2 x 120 Ah.
Agua dulce: 400 l. (2 x 200 l)
Gasoil: 130 l. (depósito inox)