Oceanis 311

Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto
Mar Abierto

Un diseño incombustible

El Oceanis 311 utiliza un casco diseñado por J. M. Finot que, escondido tras distintas denominaciones comerciales, sumó más de 15 años en el catálogo de Bénéteau. Pocas carenas han estado activas tantos años en las cadenas de producción del astillero de St. Hilaire.

La larga historia del Océanis 311 empezó hacia 1990, cuando Bénéteau presenta el First 310, uno de los modelos más emblemáticos del astillero en esta eslora. Un par de años después, el barco se aligera y se potencia en superficie vélica para convertirse en el monotipo Figaro I, modelo que estuvo en fabricación hasta 2003, cuando fue sustituido por el Figaro II, de más eslora y aun en activo.
En su versión First y tras un pequeño paréntesis en el que Bénéteau apostó sin demasiado éxito comercial por el más radical 300 Spirit, el casco del First 310 fue repescado hacia 1997 para convertirse en el First 31.7. Este modelo tuvo una excelente aceptación y es rara la flota de regatas de club que no cuenta con algún First 31.7 en sus clasificaciones.
Paralelamente a la versión deportiva, el casco del First 310 también se trasfiguró muy pronto en versión Oceanis, primero como Océanis 300 y a finales de la década de los noventa como el Océanis 311 que hoy rememoramos. Pero la historia de este casco no terminó aquí. Hacia 2003, el Océanis 321 que vio la luz de forma estelar en los salones náuticos aun conservaba el casco del First 310 de 1990, si bien en una versión ligeramente alargada por popa y con mayor francobordo.
La increíble longevidad y polivalencia de este casco diseñado por Jean Marie Finot parte de un genial compromiso entre estética intemporal, prestaciones, estabilidad de rumbo y volumen interior, cualidades que con el tiempo se han potenciado, modernizado y adaptado en cada caso a la superficie vélica y los apéndices apropiados para cada modelo.
Lo curioso no es que este velero tenga un marcado carácter deportivo en su versión Figaro o First. Lo notable de este casco es que incluso la versión Océanis, más pesada y amputada de quilla y mástil, conserve un potencial de prestaciones y una estabilidad de rumbo que nunca han desmerecido entre sus competidores. La quilla del OC-311 apenas cala 1,45 m., ideal para los acercamientos a la playa y a los fondeos más recónditos. Es bastante larga y está terminada en un discreto bulbo. El aparejo es un conservador perfil de un único piso de crucetas anguladas con el estay arraigado prácticamente a tope de palo.

Crucero rápido y confortable
Centrándonos en el Océanis 311, este modelo es una acertada evolución de su predecesor, el Oceanis 300. El OC-311 alargaba ligeramente su popa para ampliar la plataforma de baño, la cabina sustituía la clásica pendiente por unas formas más rectangulares, se introducía la rueda de timón en el equipamiento estándar, la quilla de aletas era sustituida por una terminada en bulbo y la mayor enrrollable por una de sables forzados, mucho más lógica y eficiente en estas esloras.
Por dentro, el barco se dotaba de una enorme cabina de baño a costa del espacio antes ocupado por el armario de la ropa de aguas y también se ampliaba la litera de popa. Pero la diferencia más notable fue la adopción de un mobiliario de estilo tradicional en vez de los muebles redondeados (herencia de la época Phillippe Stark) del Océanis 300. El Océanis 311 ganaba unos 300 kilos de desplazamiento respecto a su predecesor, compensados con 5 m2 suplementarios de vela y 5 cm. adicionales de calado.
Como suele suceder en todos los modelos que surcan el tiempo sin arrugas, el Océanis 311 es un barco que atesora muchas más virtudes que defectos. Sus prestaciones son muy honrosas para un crucero puro, pudiendo vanagloriarse del mismo desplazamiento y de sólo 1 m2 menos de vela que el deportivo First 33.7, si bien la diferencia de calado (1,90 m. en el 33.7) decanta el ángulo de ceñida y la dureza de escora hacia el First.
La maniobra se ha dispuesto de forma limpia y ordenada, con un reparto equitativo de superficie entre la mayor y el génova enrollable, que ve su recubrimiento limitado al estar los terminales de los obenques prácticamente anclados sobre los costados del casco. El Océanis 311 venía equipado de serie con rueda de timón y una –entonces lo parecía- imponente consola de instrumentos con mesa abatible.
La rueda deja paso por las bandas al gran faldón de popa, una cualidad para los amantes del crucero, que será vista como un defecto por quienes prioricen la comodidad de conducción desde las bandas, constreñida en el OC-311 por este pequeño diámetro de rueda. Una trampilla atornillada al suelo permite acceder con comodidad a los mecanismos de gobierno.
En su momento, el OC-311 fue de las primeras en esta eslora en proponer la rueda, la consola de instrumentos (mayormente los del motor) exterior y la mesa plegable. La bañera del es amplia. Su tamaño y ergonomía son estupendos, con largos bancos de respaldos angulados, suelos sin obstrucciones, un cofre de buen tamaño y la maniobra a mano del caña o de un tripulante en el banco. La propia anchura entre bancos, agradecida a la hora de moverse por la bañera, impide apoyar los pies con la escora.

Comodidad interior garantizada
En el interior del Oceanis 311 destaca la elegante sobriedad en el mobiliario y, sobre todo, la amplitud general. Esta amplitud empieza en los 1,88 m. de altura a los pies de la escala que apenas disminuyen 10 cm. a lo largo del salón. En el reparto de espacios, el premio gordo se lo lleva el camarote de popa. Su litera es enorme (2 x 1,95 m.) y la superficie de suelo y la capacidad de estiba son notables para un 30 pies. Lo mismo puede decirse de la cabina de baño. Es inusualmente espaciosa y alta de techo para un 9 metros y hasta cuenta con un colgador para la ropa de aguas.
El salón tampoco está nada mal en sus dimensiones y sus bancos son suficientemente largos y anchos para ser utilizados como literas ocasionales o de guardia. La cocina, en “L”, es más justita, pero correcta para esta eslora y cuenta con nevera, quemadores con horno y una capacidad de estiba muy correcta.
El rincón interior que sale peor parado en el reparto de espacios es el del navegante, con una mesa de cartas pequeñita y mirando a popa. El camarote de proa, independizado con puerta en el OC-311 (abierto en versiones anteriores), completa la interesante acomodación de este velero. Destacar también que el Océanis 311 dispone de una excelente aireación natural, con tres portillos practicables por banda, uno más en popa y dos tambuchos en el techo.

Precios y oportunidades
Presentado hacia 1998 y en producción hasta 2003, cualquier Oceanis 311 en el mercado de ocasión rondará hoy (2013) los diez años de edad y es candidato a mantenerse en perfecto estado y en impecable orden de marcha, incluso en el caso de que haya sido destinado al charter. Los daños que presenten las unidades a la venta serán debidos a causas accidentales o a un mantenimiento realmente descuidado. La electrónica original habrá quedado seguramente desfasada, pero este es un tema fácil de tarifar. Las velas posiblemente estarán también al límite de su vida útil si han sido renovadas (otro tema sencillo de presupuestar) y el motor pocas veces superará las 1.000 horas de uso, una edad verdaderamente tierna para cualquier mecánica.
Las instalaciones eléctricas y de agua del barco deben estar también en buena lógica en buen estado, por cuanto la decisión de compra puede hacerse en confianza.
En contrapartida, que nadie espere grandes gangas en este modelo. Este casco –en cualquiera de sus versiones y denominaciones comerciales- es unos de los best sellers históricos de Bénéteau. El hecho de haberse construido durante tantos años, además de ser una garantía de sus demostradas cualidades, permitió al astillero afinar en todos los detalles de su construcción, desde los refuerzos del contramolde a cualquier ajuste de maniobra. Los precios de ocasión del Océanis 311 suelen estar por encima de sus coetáneos en eslora y programa de navegación. Es un pequeño plus de inversión que vale la pena considerar.
por: Enric Roselló (JUN-13)

Principales características
Modelo: Océanis 311
Constructor: Bénéteau
Diseñador: Jean Marie Finot
Año de presentación: 1998
Eslora total: 9,85 m.
Eslora de casco: 9,54 m.
Eslora de flotación: 8,80 m.
Manga: 3,23 m.
Calado: 1,45 m.
Desplazamiento: 3.500 kg.
Quilla: 1.100 kg.
Mayor: 25,70 m2
Génova: 24,30 m2
Motorización máxima: 20 CV
Agua dulce: 200 l.
Gasoil: 70 l.
Documentación técnica: BRICOMAR