Puertos Deportivos: Prórrogas de las concesiones a cambio de inversión

Mar Abierto - La concesiones pueden amplairhas de 35 a 50 años en función del pl

(12/7/14) El Gobierno ha abierto las puertas, vía R.D., a la ampliación 'automatizada' de los periodos concesionales de los actuales puertos deportivos. La Federación Española de Asociaciones de Puertos Deportivos y Turísticos ha conseguido buena parte de sus aspiraciones al respecto.

Puertos del Estado tuvo previamente una reunión con la Federación Española de Asociaciones de Puertos Deportivos y Turísticos (FEAPDT), representada por su presidente Gabriel de Sandoval, en la que se debatió el alcance de las reformas a aprobar, fruto, a su vez, de propuestas y reuniones anteriores entre Puertos del Estado y la FEAPDT.
A falta de una lectura detallada del R.D., en la FEAPDT se muestran satisfechos del alcance de los cambios y de la apuesta de Puertos del Estado por los puertos deportivos.

El resumen de los cambios propuestos es:

• Ampliación de los plazos concesionales de 35 a 50 años.
• Una mejora sustancial es que no habrá reversión de las obras en la prorroga de las actuales concesiones hasta los 50 años. Con ello se abarata el canon concesional y no se producirá un aumento del precio de los amarres.
• El plazo que inicialmente se conceda a las nuevas concesiones no podrá exceder de 50 años, siempre teniendo en cuenta, entre otros criterios, el volumen de inversión que realice el concesionario, la adecuación a la planificación y gestión portuarias, y el incremento de actividad que genere en el puerto.
• El plazo inicial de las concesiones otorgadas con anterioridad a la entrada en vigor de este Real Decreto Ley podrá ser ampliado hasta los 50 años a petición del concesionario y previo informe favorable de Puertos del Estado, cuando el concesionario se comprometa a una nueva inversión, contribuya a la financiación de las infraestructuras de conexión terrestres, o reduzca, al menos, un 20 % las tarifas máximas incluidas en el título concesional.
• Se podrá alcanzar el plazo de 75 años si se cumplen una serie de requisitos adicionales que vienen definidos en el RDL.
• Estas medidas, además de homogeneizar los plazos concesionales de España con el resto de la Unión Europea, estimularán a la iniciativa privada, ya que se calcula que generarán una inversión adicional de entre 150-200 M€ anuales, incrementarán la competitividad de los puertos y reducirán los costes logísticos.

El Real Decreto incluye toda una serie de mejoras adicionales que la FEAPDT está estudiando y analizando.

FEAPDT también va a entregar en los próximos días a Puertos del Estado una serie de propuestas para intentar mejorar las garantías jurídicas y calidad de la gestión de los puertos deportivos, que casi seguro serán reguladas en breve por Puerto del Estado. Estas propuestas afectan a la Tasa de Ayudas a la Navegación, Estimación Simplificada en la aplicación de las Tasas, embarcaciones abandonadas en las concesiones náuticas de los puertos de interés general o la aplicación del IBI en las concesiones.

Comentarios

Generalizar es delicado

Se puede pensar, sin convertirlo en dogma de fe, que una inversión amortizada en 50 años será menos gravosa para el bolsillo del navegante que si se ha de amortizar en 15 ó 30 años. También es sensato afirmar que nadie se aventurará en una inversión económica en su puerto sin ver en el horizonte unas razonables posibilidades de renovación.
Pero dicho esto, también se ha de admitir que 50 años son muchos años. Son casi tres generaciones. Pocos de quienes lean estas líneas verán el fin de una concesión portuaria que firme hoy su contrato para medio siglo. En todo este tiempo pueden pasar muchas cosas, muchos cambios sociales, económicos, políticos . . . Veo demasiados imponderables.
El consenso al que han llegado la Asociación de Puertos Deportivos y Puertos del Estado puede ser adecuado para algunas concesiones portuarias virtuosas en su equilibrio de sostenibilidad empresarial, medioambiental y de calidad y servicio con el navegante. Pero estas concesiones no son la norma. Son la excepción.
Cada concesión es un mundo. No se puede generalizar. Algunos puertos deportivos son puros –y respetables- negocios náuticos y/o con vertiente inmobiliaria, otros tienen detrás un club náutico bien asentado socialmente en su población, otros puertos priman el singular y creciente sector de las grandes esloras y también hay puertos y marinas que no saben ni por donde van.
¿Cómo serán la náutica y los puertos deportivos en 2064? ¿Alguien tiene una bola de cristal para adivinar el futuro? Creo que se han de buscar mecanismos de regulación a más corto plazo que los 50 años. Uno mecanismos que garanticen tanto la viabilidad económica de los puertos como la de sus amarristas.
En este acuerdo entre Puertos del Estado y la FEAPDT también me faltan varios importantes actores. Quisiera ver la opinión y el voto de los representantes autonómicos, que son quienes legalmente tienen asumidas la mayoría de competencias en este sector. También echo en falta la manera ‘francesa’ de gestión portuaria a través de los ayuntamientos que, nos guste o no, representan los intereses de cada municipio costero de forma más directa que desde el Ministerio de Fomento. También quisiera ver una ‘normalización’ de las condiciones a aplicar, buscando eliminar cualquier sospecha de favoritismo o disparidad de condiciones en las adjudicaciones.
Pero – sobre todo- no creo que ningún acuerdo entre la Administración y las FEAPDT sea socialmente viable sin tener en cuenta a las asociaciones de navegantes, que son quienes siempre acaban pagando la fiesta.
(por: Enric Roselló, editor de Mar Abierto)