Y.S.M. Marinas gana finalmente la pugna por los amarres para grandes esloras en el puerto de Ibiza

Mar Abierto - Los amarres para grandes esloras son los que quedan en los muelles

(8/4/16) La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) sigue en su mala racha adjudicando concursos, pues además de tener que repetir el concurso por la gestión de los amarres para grandes esloras en Ibiza, los graves graves incumplimientos de plazos también la obligan a volver a convocar el concurso otorgado en 2014 a Isolux Corsán para construir el edificio de Es Martell, que forma parte del mismo proyecto de reordenación del puerto de Ibiza.
Para la gestión de los amarres, la APB hizo pública ayer la elección de YSM Marinas como adjudicataria, en sustitución de Marina Sa Riba, empresa ganadora de este mismo concurso en 2014.

La pugna por estos amarres tiene capítulos anteriores. Hace dos años, la APB presidida entonces por Alberto Pons, otorgó la concesión de estos amarres a Marina Sa Riba, empresa compuesta por varias empresas náuticas y constructoras locales, entre ellas Marina Ibiza (Grupo Alonso Marí), Marina de Formentera (de Ángel Bustos), Ocibar (de Antonio Zaforteza) y Varadero Port de Dénia (Grupo Matutes).
YSM Marinas y Puertos de España, la otra empresa que licitaba en 2014 en el concurso, presentó recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia contra esta resolución el 19 de junio de 2015. Este recurso ralentizó la puesta en marcha de la actividad en estos amarres, prevista para el verano de 2015 y el recurso fue finalmente fallado en favor de Y.S.M.
Apartado Alberto Pons de la presidencia de la APB por el nuevo Govern Balear, la nueva junta directiva de la APB tuvo que volver a licitar la concesión de estos amarres.
En esta ocasión, la oferta de la empresa Y.S.M. Marinas y Puertos de España ha sido la “solución más ventajosa” según la APB. El periodo de explotación del nuevo concesionario será de siete años y oferta ganadora propone 5.3 M€ de inversión, con un canon anual de 1.9 M€.
La empresa Y.S.M. es una S.L. que no tiene actividad ni experiencia conocida en ningún tipo de negocio náutico en España ni en el extranjero. Fue fundada en febrero de 2013 con la única finalidad de pujar en el concurso por estos amarres de grandes esloras en Ibiza. La empresa, con sede en un local de Palma de Mallorca, tiene un capital de 100.000 € y su página web (www.ysm.com.es), escrita solo en inglés, está hoy prácticamente blindada a las visitas. Tampoco se ha hecho pública la composición de su accionariado, si bien se publicó que Nikki Corporation, propietaria de los bares musicales Nikki Beach, está entre sus principales accionistas. El tiempo dirá sobre la conveniencia de esta adjudicación.
La re-licitación de la concesión por los amarres de grandes esloras no es el único dolor de cabeza de la APB en el proyecto de renovación del puerto de Ibiza, las obras en el edificio de Es Martell también necesitarán un nuevo adjudicatario, pues la empresa Isolux Corsán –ganadora del concurso en 2014- verá rescindido su contrato por incumplimiento de plazos, tanto en la ejecución de las obras como en el pago a sub-contratistas y proveedores.
Según nos comunicaba el actual presidente de la APB, Joan Gual de Torrella, “Isolux ganó el contrato siendo la tercera empresa española en obra pública. Más solvencia que ésta era imposible esperar, sin embargo ha entrado en una complicada fase patrimonial y ahora no está en condiciones de cumplir el contrato”.
Ante esta situación, la APB va a rescindir el contrato una vez terminada la fase de demolición del viejo edificio, suspendiendo la construcción del nuevo hasta que termine la temporada de verano 2016. Para la fase de la construcción del edificio de Es Martell, la APB abrirá un nuevo concurso pasado el verano.
La APB espera que a este concurso puedan presentarse empresas locales más pequeñas, puesto que el presupuesto no será tan elevado al haber concluido la fase de demolición y cimentación.
El edificio de Es Martell forma parte de la remodelación del puerto de Eivissa, cuyo diseño se consensuó con el ayuntamiento de Vila. Ante el doble problema originado con los concursos en el puerto, la APB intentará no causar más molestias a vecinos ni a comerciantes y la que remodelación del puerto de Vila sea una realidad lo antes posible.