El Club Náutico Ibiza se queda sin los amarres que tenía en el puerto desde hace casi 100 años

Mar Abierto Los amarres que ocupaba el CN Ibiza tienen posiblemente la mejor per

(19/abril/24) Cuesta entender cómo el Club Náutico Ibiza haya perdido una concesión donde la oferta económica apenas suponía el 5% de la valoración y los criterios socio-deportivos pesaban un 30%. El argumento de que las empresas privadas siempre salen ganando en las licitaciones al mejor postor no cuadra en esta concesión. Algo se ha hecho mal, algo huele a podrido o ambas cosas simultáneamente.

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha otorgado la concesión de los amarres hasta ahora gestionados por el Club Náutico Ibiza a la empresa Puertos y Litorales Sostenibles, S.L. En estos pantalanes en el muelle de Ribera-Poniente, en el centro neurálgico del puerto de Ibiza, es posible amarrar barcos de hasta 15 m.
La APB ha considerado que la oferta de Puertos y Litorales Sostenibles es la más ventajosa presentada a concurso, sin ocultar que en la propia Autoridad Portuaria ha habido un amplio debate sobre la conveniencia de excluir de la licitación a Puertos y Litorales Sostenibles, cuyo representante ha sido condenado en firme por estafa procesal.
La Abogacía del Estado resolvió recientemente ignorar esta posibilidad, por cuanto el Consejo de Administración de la APB ha seguido adelante con el concurso y las valoraciones de la comisión técnica, oficialmente encargada de evaluar las ofertas presentadas al concurso.
El plazo de la autorización es de un año, prorrogable hasta un máximo de tres. Puertos y Litorales Sostenibles se compromete a invertir 1,9 M€ en la instalación de un dique flotante para intentar reducir la molesta agitación del agua en esta dársena, así como otros 240.000 euros en la mejora medioambiental, que incluye la instalación de placas fotovoltaicas, la puesta en escena de un dron acuático para la limpieza de la permanente suciedad en verano de la lámina de agua o la instalación de sensores de vertido de hidrocarburos.
En los criterios de valoración del concurso, la inversión en la seguridad de las instalaciones ha representado un 20% de la puntuación, mientras que la inversión en mejoras medioambientales un 5%.

Enfoque sociodeportivo
Otro de los puntos valorados en el concurso ha sido el compromiso de los licitadores a organizar actividades de carácter formativo, deportivo, social o cultural sin fines lucrativos en los cerca de 30.000 m² de superficie del dominio público portuario. Un enfoque novedoso que la APB afirma ha representado un 30% de la puntuación.
En este sentido, Puertos y Litorales Sostenibles se compromete por contrato a aportar anualmente 360.000€ en forma de cursos de formación náutico-deportivos, organización de regatas, actividades y eventos náuticos, así como la colaboración con entidades que ayuden a personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social.
En cuanto a las tarifas de amarre de embarcaciones, la propuesta de Puertos y Litorales Sostenibles es mantener los actuales precios hasta los 8 m. de eslora, que representan un 62% de la flota actual. Donde habrán pues de apretar fuerte es en el incremento de precios en las esloras hasta los 15 metros -tanto de base como transeúntes-, intentando equipararse a los elevados precios del puerto de Eivissa, ya de por sí entre los más altos del Mediterráneo. Este criterio es el que mayor peso ha tenido en la valoración técnica, con un 40% sobre el global de puntuación.
En todo caso, a la vista de las pocas plazas de 8 a 15 metros disponibles en estos pantalanes y de la corta duración de la concesión, no parece nada fácil que la nueva empresa concesionaria pueda cumplir con las obligaciones de inversión que ha comprometido en su contrato.
Por lo que se refiere a la tasa anual a aportar a la APB por la ocupación del espacio, ninguna de las ofertas (Puertos Sostenibles y CN Ibiza) ha presentado mejora al mínimo de 334.000€/año más el 4% del volumen de negocio exigido en el concurso. Este criterio representa un 5% de la puntuación global, debido a que la APB no ha perseguido un rédito económico como factor decisivo para la elección de la oferta ganadora.

Futuro a corto plazo
Como ganadora del concurso, Puertos y Litorales Sostenibles asume la obligación de salvaguardar los derechos de los actuales amarristas de esta instalación, que no dejan todos ellos socios del CN Ibiza, así como mantener la actual plantilla. El inicio de su gestión se habría de producir el 5 de mayo, día en que finaliza la autorización vigente.
Posiblemente a sabiendas de que este concurso es un apaño de corta volada, la APB ya ha anunciado que está trabajando en la redacción de un nuevo concurso que garantice una concesión administrativa a un horizonte de 20 a 30 años, con posibilidad -real- de amortizar las necesarias inversiones que requiere esta dársena. El objetivo de la APB es licitar dicha concesión antes de que se cumpla el plazo máximo de tres años de esta autorización.
Lo que cuesta de entender es que, a sabiendas de la provisionalidad de esta concesión, la APB no haya optado por dar continuidad al Club Náutico Ibiza. El sistema de licitaciones y concesiones portuarias que rige en nuestro país tiene ‘agujeros negros’ muy complicados de explicar.